¿Qué hace el Boletín de Términos y Condiciones?

Vigila cuándo cambian las Condiciones de Uso, Políticas de Privacidad, Avisos de Cookies y tantos otros textos legales conocidos como términos y condiciones.

¿Qué son unos términos y condiciones?

Los textos legales que únicamente te dejan Aceptar o Rechazar cuando te das de alta en un servicio o compras online, por ejemplo, y que a pesar de su importancia, casi nadie lee. :p

¿Son importantes en verdad?

Regulan buena parte de la relación legal entre tú y por ejemplo una red social, una tienda online, un videojuego, un gestor de tareas o un buscador. Pueden condicionar desde algo tan simple como la extensión de tu nombre de usuario, un asunto más serio como tu capacidad para promocionar un negocio o incluso derechos fundamentales como tu libertad de expresión.

¿Por qué vigilarlos?

Porque aunque deben cumplir unos requisitos legales, no siempre es el caso. Además, hay muchos, son largos, cambian habitualmente y no siempre avisan del cambio. Modificaciones que afectan los derechos y obligaciones de decenas, centenares o incluso miles de millones de usuarios de forma casi siempre uniforme.

¿Cómo funciona el Boletín de Términos y Condiciones?

Cada 12 horas revisa los textos legales indicados en cada momento en la cabecera.

Si detecta algún cambio desde la última ocasión, señala el nombre del servicio y el documento que ha cambiado, cuándo se detectó el cambio y el porcentaje de texto modificado.

Además, se indica a modo de semáforo si el cambio ha sido informado o no al usuario. Para ello se requiere que el campo de “última actualización” del documento de términos y condiciones haya sido actualizado.

De esta forma, el cambio puede ser:

Bueno: Significa que un cambio importante ha sido informado al usuario modificando el campo

Malo: Significa que un cambio importante no ha sido informado al usuario al no modificarse el campo “Última Actualización”, o directamente no existir este apartado.

Regular: Significa que un cambio no ha sido informado al usuario, pero dado el carácter no importante del mismo, no se etiqueta como “Malo”.

A su vez, existe una categoría especial que puede encontrarse en el momento de hacer búsquedas:

Primero: Significa que la primera versión de un documento ha sido incorporada al sistema. De modo que a partir de ese instante ese documento pasa a estar monitorizado.

¿Qué es un cambio importante?

Cualquier cambio que añada o elimine texto de unos términos y condiciones y con ello afecte mínimamente los derechos y obligaciones del usuario. Por ejemplo: un cambio del domicilio social del servicio, la modificación de un precio o un plazo, la eliminación de un canal de comunicación o la suma de un nuevo dato captado.

Por ejemplo, no son importantes: la traducción de un texto de un idioma al otro si el sentido es el mismo, cualquier corrección de errores tipográficos o similar.

¿Qué ocurre cuando se detecta un cambio?

Al hacer clic en el nombre del cambio, podrás visualizar una comparativa del último cambio detectado en ese texto, una Antes VS Después. En verde se indica el nuevo texto incorporado, en rojo el eliminado.

Las flechas que apuntan hacia arriba y abajo te permiten navegar directamente entre cambios. Mientras tanto, el modo “Sólo cambios” te muestra únicamente los apartados modificados.

Mientras que la flecha de la parte inferior derecha es para compartir el cambio en redes sociales.

¿Qué versión de los términos y condiciones se vigila?

Si están disponibles en castellano, la versión española. En caso contrario, la versión disponible, que normalmente será en inglés.

De todos modos, la versión en español suele incorporar pocas o ninguna diferencia respecto a la original, que casi siempre es en inglés. Por tanto sus cambios también pueden servir de referencia.